Notas del Sur de la Frontera
Las flores de Parkinsonia microphylla

Esta sección contiene material escrito para el "UC BEE", un boletín mensual para los empleados y voluntarios del Jardín Botánico de la Universidad de California, Berkeley. Trata de nuestras actividades botánicas en Baja California, a partir de octubre de 2012.

Haga clic en cualquier foto para una imagen más amplia.

BEE MAYO 2014

Los pajaritos, abejitas y florecitas! - 15 de abril

El amor se encuentra en todas partes. Los pajaros (las Calandrias palmeras, Verdines, Cardenales y los Gorriónes rojos) cantaban con mucha energía desde los árboles del jardín durante el mes pasado. Y los gavilanes pescadores finalmente están más tranquilos ya que han encontrado sus novios y preparan sus nidos cercanos.

Hace poco, un par de estos águilas trabajaban en su nido nuevo encima de un poste eléctrico al otro lado del vado que se ubica enfrente de nuestra casa. Durante unos días, con frecuencia se podía ver uno de las aves mientras cruzaba volando por nuestra ventana a una altitud muy baja porque traía una rama grande en las garras. De vez en cuando, dejaba de aletear mientras ajustaba la carga antes de continuar al nido. Y por varias semanas, una ave u otra se sentaba encima de otro poste cerca de la casa y a lo largo del día graznaba o chillaba, el sonido casi como el de rascar las uñas en el pizzarón. No es demasiado incómodo el sonido y de hecho es un poco adorable. Son aves increíblemente hermosas y reales. Otra de esta ave locale se puede ver con frecuencia en las mañanas o tardes espiando su próxima comida bajo en el agua mientras posa en la barandilla del puente donde cruza el río cerca del centro de Mulegé. Parece ser impávida ante los camiones y coches pasándola a alta velocidad.

Las abejas carpinteras o abejorros (posiblemente Xylocopa californica) están muy ocupadas. Estos insectos grandes, negros e iridescentes hacen sus nidos en la madera no pintada como las vigas y postes. También les gustan los troncos muertos de palma utilizados como postes. Se consideran pestes debido al daño que causan, pero son muy interesantes observar y son polinizadores importantes del desierto.

Se dice que son los machos que revolotean enfrente de la entrada del nido, protegiéndolo y persiguiendo agresivamente a los otros abejorros y aún los seres humanos que se acerquen demasiado. Cuando un macho ahuyenta a varios abejorros al mismo tiempo, sus payasadas al subir y bajar y chocar con ellos son muy graciosas, y parecen pilotos borrachos y torpes.

Afortunadamente los machos no pueden picar y aunque las hembras sí pueden, son poco dispuestas al hacerlo. Ya que se parean y anidan, es posible oír sus zumbidos afuera mientras buscan una pareja o un nuevo sitio para su nido bajo los aleros de la casa.

Aquí en Mulegé, no experimentamos la floración espectacular de plantas anuales silvestres como se ven en los desiertos de California Alta, o del Llano de Vizcaíno a menos de 200 km al norte, donde las flores de la primavera puedan brotar a fines de febrero o comienzos de marzo, muchas de ellas en las dunas costeras o interiores (vea abajo). Sin embargo, este año no vimos ninguna señal de la alfombrilla u otras hierbas anuales diminutas durante nuestra recorrido al área a fines de febrero para ver las ballenas grises en la Laguna Ojo de Liebre.

Las flores silvestres en el Desierto de Vizcaino, Baja California Sur

El desierto de Vizcaíno cerca del tramo a El Arco (feb. 2008).

Arroyo arenoso con los lupinos morados por todas partes

Los lupinos en Vado Lester, cerca del Ejido Bonfil y el Volcán las Tres Vírgenes (feb. 2008).

En comparación, la mayor parte de las plantas anuales y muchos arbustos y árboles cerca de Mulegé florecen debido a las lluvias que caen a los fines del verano, entre julio y septiembre. Pueden seguir hasta octubre o aún noviembre en los años con mucha lluvia. Puede visitar mi página para ver las imagenes del desierto después del Huracán Jimena en 2009.

La floración aquí es más sútil y extendida, con los cactos en primer lugar a fines de febrero cuando el Cardón (Pachycereus pringlei, Cactaceae) echa botones y florece a partir de los mediados de marzo. Los cardones en la ladera enfrente de nosotras tienen muchas botones y flores por el tercer año, que me ha sorprendido bastante porque es más común que descansa esta especie un año o más entre la floración para que pueda restituir sus reservas de energía. Es posible que las lluvias de 2012 y 2013 los hayan ayudado mucho. Las plantas parecen muy sanas y gordas, teniendo en cuenta el mes y el clima.

Flores del cacto Cardón El Cardón (Pachycereus pringlei) con flores en los principios de abril.

Flores del cacto Cardón Las flores del Cardón en los principios de abril.

Las flores se ubican en la tercera parte superior del tallo en un arco de 270° entre el noreste y el noroeste. Esta especie es trioica, o sea, tiene flores que pueden ser de una de tres estados reproductivos: feminina, masculina o hermafrodita (bisexual).

De las millones de fotos que he tomado, pensaba que tendría más variedad en los sexos de las flores en mis imágenes, pero hasta ahora, en mi colección de fotos solamente he encontrado una planta masculina, algunas femininas y muchas bisexuales (las dos fotos de arriba).

El perianto de la flor del cacto Cardón

Una flor hermafrodita (bisexual). Todas las estructuras reproductivas funcionan: el pistilo, estructura feminina que consiste en el ovario, estilo y la estigma o la(s) punta(s) receptiva(s); y los estambres, la estructura masculina que lleva las anteras llenas de pólen en un filamento.

 

Flores del cacto Cardón

Creo que son flores pistiladas (femininas). Dado lo que he notado, generalmente tienen un tubo más corto, los segmentos del perianto son doblados hacia atrás, los estambres son de color café en vez de cremas y se puede ver el ovario ya saliente al florecer (2003).

El perianto de la flor del cacto Cardón

Las partes exteriores del perianto de esta flor bisexual son de color café o marrón en la parte inferior y cambian gradualmente a verde en la parte superior. Los segmentos interiores son blancos (la foto a la izquierda). Olvidé que hay algunas espinas cortas y ¡agudas! entre los pelos lanosos.

 

Flores del cacto Cardón

Flor estaminada (masculina). El pistilo es poco desarrollado, y apenas se mete desde el tubo al fondo de la flor. Los segmentos del perianto son rotados (a un ángulo de 90 grados del tubo). Se puede ver la falta de una protuberancia en el ovario en las flores marchitadas a la izquierda (marzo 26).

Las otras plantas que florecen temprano son las dos especies de Palo Verde, árboles o arbustos leguminosos. Dipúa, como se llama este Palo Verde (Parkinsonia microphylla) en Baja California, es la especie nativa del desierto muy común y extendida. La otra, el Junco o Junco Marino (Parkinsonia aculeata) como se conoce aquí, es nativa de México pero es más común como un árbol ornamental y se escape facilmente a las áreas perturbadas cerca de las habitaciones y a lo largo del río.

Las dipuas florecen en el desierto

La Dipúa (Parkinsonia microphylla, Fabaceae) empieza a florecer alrededor de la Bahía Concepción (marzo 31).

Las dipuas florecen en el desierto

Vista de la Bahía Concepción a través de las Dipúas que florecen (Parkinsonia microphylla, marzo 31).

Las dos especies de Parkinsonia pierden sus hojas bajo condiciones de sequía temporal, y llevan a cabo el fotosíntesis por los tejidos verdes de sus troncos y ramas durante la mayor parte del año. La Dipúa falta la espinas pero tiene ramitas con puntas agudas. Además cuenta con hojas diminutas, cada hoja bipinada tiene dos folíolos de 2 a 2.5 cm de largo y cada uno de éstos tiene varios foliólulos pinados de 2 a 3 mm de largo.

Una dipua en plena flor

Una Parkinsonia microphylla en plena flor. Los otros árboles cercanos apenas empiezan a florecer. Muchas abejas y avispas aprovechan del néctar de las flores.

Una dipua llena de flores y fruto

Se pueden ver las vainas pequeñas que se asoman de las flores de Dipúa (Parkinsonia microphylla).

En el Junco hay espinas pequeñas en la base de las hojas. Las hojas generalmente son bipinadas y cada raquis de los folíolos miden entre 20 y 40 cm de largo y tiene foliólulos diminutos de 3 a 6 mm distribuídos escasamente a lo largo de los raquis. Las hojas le da una apariencia tenue a la copa del árbol.

La forma de Parkinsonia aculeata

Un Junco (Parkinsonia aculeata) que crece cerca de la ribera del río en una huerta abandonada.

El tronco muy verde de Parkinsonia aculeata

El tronco de un Junco marino (Parkinsonia aculeata). La corteza es de un color verde limón muy oscuro mientras la corteza de Dipúa ( P. microphylla) es más pálida.

Estas especies pertenecen a la subfamilia de Caesalpinioideae, que se caracteriza por flores con 5 pétalos que son bilateralmente simétricas o un poco irregulares (vea las de abajo). Los pétalos se dividen en uno superior, la bandera, que es un poco más grande, y cuatro inferiores que son más o menos iguales. Las dos especies tienen pétalos inferiores de color amarillo sin manchas.

La bandera de la Dipúa es blanco pero se pone amarillo como los otros después de la polinización. Por otro lado, la del Junco es amarilla con manchas anaranjadas cerca de la base, y al ser polinizada, se pone completamente anaranjado o aún marrón.

Las flores de Parkinsonia microphylla

Las flores de Parkinsonia microphylla. Nota las flores a la derecha con el pétalo blanco y las gordas anteras anaranjadas. La otra flor con el pétalo blanco a la izquierda tiene anteras que se marchitan. La flor central destiña y ya tiene una bandera amarilla y anteras resecas. Hay vainas que se ubican a las 7 y las 10 horas del reloj.

Las flores de Parkinsonia aculeata

Las flores de Parkinsonia aculeata. Las tres flores y dos botones a la derecha están en una inflorescencia. La más vieja está abajo con una bandera de color anaranjado oscuro y unas anteras resecas y oscuras. El pétalo de la flor central empieza a ponerse anaranjado mientras la flor superior todavía está receptiva, con la bandera amarilla manchada y anteras gordas y anaranjadas.

Vista del matorral desertico cerca de Mulege

Mientras escribo ésta, Mulegé y el desierto están muy secos. Los vientos cálidos y fuertes del norte que soplaban por días seguidos durante los meses de marzo y abril por cierto han afectado todo. Aunque sí, hemos tenido los períodos entre los vientos cuando, como en contraste, ¡todavía hacía calor y pero estaba muy húmedo!

Ahora, a veces en la noche cuando baja el viento y la humedad sube rápidamente, el viento lleva el olor de la Gobernadora (Larrea tridentata, Zygophyllaceae) por las ventanas de la casa, y el transformador encima del poste justo a unos metros de la casa empieza a chisporrotear ominosamente. Sabemos que es la hora de revisar mentalmente donde se encuentran la lámpara y las velas antes de relajarnos otra vez y disfrutar de los olores ricos de una cálida noche desértica.

Llegamos al fin de esta entrada. Puse una nueva entrada el 15 de abril y puedes leerla aquí. El mes que entra será el último de esta temporada en el campo y nos dirigiremos de nuevo al EE.UU. Espero que haya muchas plantas en el transcurso del viaje para compartir con mis lectores. Hasta pronto...

Debra Valov—Voluntaria curatorial

Arriba